Blogia
LETRAS NÓMADAS

Hubo suerte

Hubo suerte

En el ya pasado puente de San José hice un viaje inesperado. Un vago plan inicial de visitar Córdoba terminó por ser sustituido por tierras extremeñas: concretamente terminé en el Valle del Jerte, en el norte de Cáceres, recorriendo los pueblecillos de Navaconcejo, Cabezuela del Valle y Jerte (otros quedarán para otra ocasión). Que por cierto, eran fiestas en Jerte y cruzar la carretera de dicho pueblecillo costó más que rodear la M-30 madrileña... fue una auténtica odisea.

Digo que hubo suerte porque, de los quince días al año en que florecen los cerezos (fecha hasta cierto punto incierta) encontré los cerezos en flor. Y como muestra dejo una foto de las que me traje de recuerdo. El paisaje extremeño siguió, una vez más, sorprendiéndome. ¡Y sus espléndidos higos secos también! ¡Qué maravillas!  Córdoba me tendrá que seguir esperando, y mira que también le tengo ganas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Annula -

¡Hola Enric! Muchas gracias por tu extenso comentario, sí que es hermoso espectáculo el de los cerezos en flor (espero que con la foto uno pueda hacerse una ligera idea, jeje).
Sí que te recomiendo vivamente que visites Extremadura, yo he estado varias veces y me encanta. Otro caluroso abrazo de mi parte para ti, que tengas felices Pascuas! ¡Saludetes!

Enric -

Merhaba Annula,
Wah ! menudo espectáculo tiene que ser el ver esos árboles en ebullición de color y pálpito de vida tan extrema, tan seductora en su quietud.
Le debo una visita a Extremadura (una de las pocas comunidades españolas que no he visitado) primero para admirar la belleza de sus campos. Segundo para admirar la hermosura y amabilidad de sus gentes. y tercero para catar ese lagarto que allí cocinan y que me tiene cautivada la curiosidad del paladar.
Te envidio esa suerte que has tenido con los cerezos en flor y, al mismo tiempo, me alegro enormemente por ti porque esa felicidad, ese gozo que has vivido has tenido a bien compartirlo, con instantánea y palabras, con el rastro angelical de los pétalos que oliste y la generosidad de quien, sabemos bien, está dispuesta a ofrecer, regalar y dar a los lectores que te seguimos fielmente.
Recibe el más caluroso de mis abrazos desde esta húmeda noche primaveral, junto a este mar que nunca descansa y sigue llevando olas a la playa, una tras otra, y otra más...
Görüþürüz ve iyi akþamlar !
Hasta pronto y buena suerte !
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres